Día mundial de la lucha contra el sida (1 diciembre)

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
miércoles, 2 diciembre, 2020
Bioemprender

Bioemprender

Qué es el sida

El VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana y es el causante del deterioro en el sistema inmunitario de una persona mediante la destrucción de los linfocitos CD4, esenciales para la respuesta inmunitaria.

En su fase más avanzada, el VIH conlleva al síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (sida). El sida es un conjunto de manifestaciones clínicas que aparecen cuando la inmunodeficiencia que provoca la infección por VIH es muy acusada, por lo que se considera el estado final de la infección por VIH.

El sida lleva asociadas diferentes enfermedades oportunistas que pueden amenazar la vida de la persona, pero en sí misma no es una enfermedad.⠀

Cuando el VIH entra en el organismo de una persona, no provoca ningún tipo de síntoma específico que permita saber que lo tenemos.

Tras la infección, se tarda entre 2 y 8 semanas en desarrollar anticuerpos detectables y casi todas las personas los han generado a los 3 meses de la práctica de riesgo. Hasta que estos anticuerpos se generan, se puede obtener un resultado negativo en la prueba, aun teniendo VIH y una transmisión muy elevada.

Es decir, si tuve una práctica de riesgo hace 1 semana, me realizo la prueba hoy y doy negativo, tendré que volver a repetirla a los 3 meses porque puedo encontrarme en lo que denominamos el período ventana.

Si no se ha realizado un diagnóstico del VIH, desde el inicio de la infección y durante un período de 3 a 7 años, éste va afectando la función de nuestras defensas, pero en este tiempo el funcionamiento del sistema inmunológico todavía es óptimo.

Pasado este período, cuando el VIH ya ha conseguido que la persona se quede “sin defensas”, se empezarán a notar los efectos, ya que cualquier agente patógeno provocará enfermedades graves. Cuando el sistema inmune ya no puede cumplir óptimamente con su función en el organismo, es cuando decimos que la persona ha desarrollado el sida.

El VIH se trasmite, no se contagia

Por ello, NO todas las personas con VIH tienen sida, ya que, si se realiza un diagnóstico precoz y se comienza con el tratamiento cuanto antes, la carga viral disminuye y no se llegará a desarrollar el sida.⠀

Pero… ¿cómo puede transmitirse el VIH?

El riesgo de exposición al VIH aumenta cuando el virus presente en los fluidos sexuales o en la sangre de una persona entra en el organismo de otra persona a través de una herida abierta o de las mucosas del cuerpo. Los líquidos transmisores del VIH son la sangre, el semen, el líquido preseminal, el flujo vaginal, el flujo rectal y la leche materna; mientras que las partes del cuerpo por donde puede entrar el VIH (mucosas) son el ano, la vagina, el glande y el interior de la boca.⠀

Por lo tanto, se puede producir la transmisión del VIH en las prácticas sexuales sin métodos de protección ante penetración anal y vaginal y para sexo oral.

También se puede transmitir compartiendo un objeto punzante sin esterilizar que haya estado en contacto con el VIH, y de una mujer con VIH sin tratamiento a su bebé durante el embarazo, parto o lactancia. Por lo tanto, NO se puede transmitir el VIH por el aire, besos, abrazos, saliva, sudor, lágrimas, picaduras de insectos…etc.

El VIH NO se contagia como un resfriado, se transmite. Es conveniente dejar de utilizar expresiones como que alguien está “contagiado” o “infectado”, es necesario acabar con el estigma.

Al VIH no le importa quién eres

Es fundamental realizar un diagnóstico precoz para poder realizar un tratamiento adecuado.

Cuando una persona con VIH lleva al menos 6 meses de tratamiento (terapia antirretroviral: permite que la carga viral disminuya) y tiene una buena adherencia al mismo, esta persona llega a ser indetectable e intransmisible. Esto significa que si la persona se realiza una prueba de detección del VIH daría negativo. Además, la carga viral se vuelve tan mínima que esa persona no puede transmitir el virus (sí, una persona con VIH que esté en tratamiento puede mantener prácticas sexuales sin métodos de protección y sin riesgo de transmitirlo).

¡OJO! Sí se pueden transmitir otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y tampoco hay que jugar con fuego.

Siempre es importante utilizar métodos de barrera (preservativos insertivos y receptivos, y campos de látex para cunnilingus y anilingus) y realizarse pruebas rutinarias (tienen que ser pruebas específicas de anticuerpos o antígenos contra el VIH o pruebas de ácido nucleico que examinan la presencia del VIH en la sangre).⠀

Al VIH no le importa tu perfil.⠀

No hay grupos o poblaciones de riesgo, el VIH y el sida NO afectan exclusivamente a hombres que tienen sexo con otros hombres, a trabajadoras sexuales o a personas que consumen drogas.

La transmisión del VIH tiene que ver con lo que hacemos, y NO con lo que somos. Por lo tanto, NO hay grupos de riesgo, sino conductas de riesgo, y estas conductas de riesgo son realizar prácticas sexuales sin métodos de protección.⠀

No esperes que el VIH toque a tu puerta para reflexionar.⠀

Un diagnóstico precoz del VIH es fundamental para su tratamiento, y para ello es imprescindible la prevención: utilizar métodos de barrera siempre que se tengan prácticas sexuales orales, vaginales u anales; utilizar material esterilizado para la realización de tatuajes y piercings; no compartir jeringuillas, agujas o cuchillas de afeitar; y hacerse controles rutinarios.

Referencias

ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, OIT, UNESCO, OMS, Y BANCO MUNDIAL (2011). Orientaciones terminológicas de ONUSIDA.

Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación (2019). Vigilancia epidemiológica del VIH y sida en España 2018.

Farago, D., Triantfilo, J., Martí, M., Quiñones, P., y Di Silvestre, C. (2018). VIH/Sida: Definición, significados y vivencias. Revista Chilena de Salud Pública, 22 (1), 21-30. 

Ministerio de Sanidad, Gobierno de España. La prueba del VIH.

Autora: Marta López Tena

Deja tu comentario

© 2020 Bioemprender

Únete a la comunidad