¿Puede el sistema inmune innato ser entrenado?

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
jueves, 9 julio, 2020
Aitor Gálvez Belda

Aitor Gálvez Belda

El sistema inmune de los animales vertebrados se divide en dos tipos: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa.

En primer lugar, la inmunidad innata actúa rápidamente tras detectar la amenaza de un patógeno. Además, lo hace de manera inespecífica puesto que reconoce estructuras conservadas de patógenos así como señales de peligro, es decir, no distingue de qué patógeno se trata sino que únicamente detecta una amenaza.

En segundo lugar, la inmunidad adaptativa actúa después de la inmunidad innata si es necesario. La respuesta adaptativa actúa de manera específica ya que es capaz de detectar antígenos específicos y desarrollar memoria inmunológica.

Siguiendo este criterio, se podría decir que la capacidad de desarrollar memoria inmunológica es característica de la inmunidad adaptativa. Sin embargo, se ha visto una mayor protección tras una segunda infección en plantas e invertebrados, los cuales carecen de inmunidad adaptativa. Este hecho sugiere que la inmunidad innata también podría ser capaz de desarrollar memoria inmunológica al igual que la inmunidad adaptativa. La memoria de la inmunidad innata es conocida como “inmunidad entrenada”.

Diversos estudios en ratones han demostrado que las infecciones o la exposición del sistema inmune a agentes microbianos puede provocar protección frente al patógeno causante de la infección y frente a otros patógenos no relacionados, gracias a la “inmunidad entrenada” ya que se trata de una respuesta inespecífica. Un ejemplo es la vacuna BCG, una vacuna viva atenuada contra la tuberculosis. Se ha visto que la vacunación con BCG protege frente a otras enfermedades infecciosas no relacionadas con la tuberculosis. Además, BCG es utilizada como tratamiento contra el cáncer de vejiga. Recientemente, científicos de distintos países están iniciando ensayos clínicos para evaluar la eficacia de BCG frente al SARS-CoV-2 debido a su protección inespecífica, vacunando personal sanitario.

Esta nueva rama de la “inmunidad entrenada” podría conducirnos a nuevas aplicaciones clínicas de las vacunas tanto para la prevención como para el tratamiento de enfermedades.

Deja tu comentario

© 2020 Bioemprender

Únete a la comunidad