Descubre la vida molecular que vive en tu almohada

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
viernes, 13 noviembre, 2020
Bioemprender

Bioemprender

Hace poquito hemos escrito sobre Claviceps, el cornezuelo del centeno, y sobre las alucinaciones que causaba, que en aquella época podían considerarse algo así como castigos divinos. En el día de hoy te presentamos a otro hongo: Aspergillus. Lo que te vamos a contar, ¡no te dejara indiferente!

Aspergillus es un género de hongos filamentosos del grupo ascomicetos, al que pertenecen la mayoría de los hongos. Es un microorganismo ubicuo, capaz de crecer en una amplia variedad de sustratos; aunque tiene especial interés por el compost y algunos alimentos tanto para consumo humano como animal, como los cereales.

Generalmente, se ha considerado como un patógeno pos-cosecha, que contamina y prolifera durante la fase de almacenamiento de determinados productos. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que este hongo también puede tener un comportamiento endófito, esto es, crecer en el interior de las plantas, sin causarles daños, y producir gran cantidad de micotoxinas que pueden conllevar riesgos de seguridad alimentaria.

Bueno, cuando te contamos que se encuentran en alimentos quizás no te estemos ofreciendo un dato muy sorprendente. Pero, aunque no queremos importunar tus noches, atención a lo siguiente: se ha demostrado que en la almohada típicamente utilizada conviven muchas especies de hongos, en particular Aspergillus. ¿cuántas veces has acudido a los hongos de tu almohada para llorarles y contarles tus problemas? ¡Podríamos encontrar un millón de sus esporas en una misma almohada!

Porque sí, no lo hemos mencionado, pero son capaces de formar esporas, concretamente ascosporas. Y éstas son tan resistentes que podrían perdurar miles y miles de años…

Deja tu comentario

© 2020 Bioemprender

Únete a la comunidad