Del Kuru al Alzheimer ¿Pueden las enfermedades neurodegenerativas ser enfermedades infecciosas?

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
lunes, 12 octubre, 2020
Aitor Gálvez Belda

Aitor Gálvez Belda

Los priones son agentes infecciosos proteicos que presentan plegamiento anormal y son capaces de inducir este mal plegamiento a las mismas proteínas, cuando estas presentan la conformación normal, causando encefalopatías espongiformes, tanto humanas como animales.

La enfermedad de Kuru es una de las enfermedades neurodegenerativas priónicas más conocidas. Se trata de una enfermedad endémica de Papúa Nueva Guinea, que se transmitía de una manera muy particular: el canibalismo. Al morir uno de los sabios de la tribu, el resto de los miembros de esta se comían su cerebro para conseguir su sabiduría, de manera que se infectaban y finalmente fallecían.

¿Qué relación puede tener esto con el resto de las enfermedades neurodegenerativas conocidas?

Las enfermedades neurodegenerativas son demencias primarias/vasculares (mixtas), irreversibles, corticales o subcorticales, que presentan unos rasgos patológicos comunes, entre los que destacan la muerte neuronal masiva y la acumulación de proteínas.

La evidencia actual señala que existe transmisión célula-célula de las principales proteínas patogénicas implicadas en las enfermedades neurodegenerativas, incluidas la alfa-sinucleína en la Enfermedad de Párkinson y Aß y Tau en la Enfermedad de Alzheimer. Esta transmisibilidad célula-célula a menudo se denomina “prion-like”, ya que recuerda a la transmisión priónica. Esto ha generado preocupación sobre la transmisión de los agregados proteicos patológicos que se presentan en las enfermedades, y el posible riesgo de contaminación del paciente después de una cirugía o transfusión.

La acumulación alfa-sinucleína en cuerpos de Lewy, es la principal característica neurpatológica en la Enfermedad de Parkinson. En 2008, el grupo de Patrik Brundin informó de la presencia de depósitos de alfa-sinucleína en las células mesencefálicas en cerebros de pacientes de Parkinson trasplantados postmortem, lo que significa que el receptor es capaz de infectar las células del donante, dando lugar al cambio de conformación, agregación y depósito de esta alfa-sinucleína en las células del donante, de manera que la terapia celular podría dejar de ser útil para el tratamiento de la enfermedad.

En cuanto a la Enfermedad de Alzheimer, ya en 1994 Ridley y Baker demostraron que la inyección de homogeneizados cerebrales de Enfermedad de Alzheimer en titíes, inducía la acumulación de proteína Aß endógenas formando placas seniles.

Todo esto parece apuntar a que las proteínas que se acumulan en estas dos enfermedades tienen la capacidad de alterar el plegamiento de las proteínas normales correspondientes, es decir, tienen la capacidad de actuar como priones, pero ¿existe riesgo de infección entre humanos?

Aunque son pocos los estudios que han abordado este tema, actualmente no hay evidencia de transmisión interhumana de alfa-sinucleína, sin embargo, se han encontrado casos de pacientes adultos-jóvenes que habían desarrollado angiopatía amiloide -en la cual se producen acúmulos de Aß- años después de haber sufrido una intervención neuroquirúrgica.

¿Estamos enfocando la investigación y clínica de las enfermedades neurodegenerativas de manera correcta? ¿Es hora de cambiar el punto de mira? Está claro que aún tenemos muchas preguntas que responder, pero el camino es sólo uno: la investigación.

Referencias:

Derkinderen, P. (2019). Could it be that neurodegenerative diseases are infectious? Revue Neurologique. doi:10.1016/j.neurol.2019.07.003 

Li J-Y, Englund E, Holton JL, Soulet D, Hagell P, Lees AJ, et al. Lewy bodies in grafted neurons in subjects with Parkinson’s disease suggest host-to-graft disease propagation. Nat Med 2008;14:501–3. http://dx.doi.org/ 10.1038/nm1746.

Baker HF, Ridley RM, Duchen LW, Crow TJ, Bruton CJ. Induction of beta (A4)-amyloid in primates by injection of Alzheimer’s disease brain homogenate. Comparison with transmission of spongiform encephalopathy. Mol Neurobiol 1994;8:25–39. http://dx.doi.org/10.1007/ BF02778005.

Zeidler M. (2007) Prion diseases. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23ª ed. Saunders Elsevier, Filadelfia. : capítulo 442.

Biotalento: Cheyenne Braojos Molero de Ávila

Deja tu comentario

© 2020 Bioemprender

Únete a la comunidad